lunes, 7 de julio de 2008

Carboncillos

carboncillos
Los carboncillos son pequeñas ramitas de sauce o enebro carbonizadas, que se usan para dibujar desde tiempos inmemoriables, por ejemplo, el carboncillo sobre papel blanco y azulado era el medio favorito de los venecianos Tiziano y Tintoretto. El carboncillo puede utilizarse cómo técnica en si mismo o complemento necesario de otras técnicas, por ejemplo, para pintar al oleo para realizar los encajes previos al trabajo.


Características de los carboncillos:

  • Se borra con facilidad.
  • Pasando el dedo por encima difuminamos los trazos.
  • Soplando con fuerza y de repente sobre una mancha negra, dibujada con carboncillo, desaparece parte del polvo dejado por el carboncillo, rebajando el tono que queda.
  • Pasando el dedo limpio por una mancha, dejamos un trazo central más claro.

    En el mercado existen bastantes tipos de carboncillos, con distintos grosores, en general se fabrican en bastones de unos 13 a 15 cm por un diámetro que va desde la ramita de 5 mm. a la rama de hasta 1,5 cm. Algunas marcas ofrecen tres tipos según su dureza: blando, medio y duro.